Show

Volver atrás
Valle de Muñecas en La Trastienda Samsung

Valle de Muñecas

Abril 08 | 23:30 hs

Info

VALLE DE MUÑECAS vuelve a La Trastienda, repasa su historia y presenta “EL FINAL DE LAS PRIMAVERAS”, su 4to disco recién editado.

El anterior disco del combo que coordina Manza Esaín, La autopista corre del océano hasta el amanecer (2011), fue una obra magistral que tenía unas canciones finísimas con muchísima información rockera encima. Su cuarto CD es igual de bueno: tiene un montón de cosas ocurriendo entre esas guitarras audaces y el galope frenético de las bases; incluso, momentos que agitan el baile o desatan fiebre post punk. La 
música motoriza mientras los versos de Manza –que podría escribir los más bellos y los más tristes cualquier noche de éstas– movilizan ideas, pasiones, verdades. En todo caso, su único punto flojo los excede, y es que por algún chiste sin remate del mercado todavía “1000 kilómetros”, “Las cosas perdidas” o “La llave de los días mejores” no suenen en todos lados. Allí, tal vez, su belleza ulterior de perla oculta.

Luis Paz, Pagina12

Después de 4 años, Valle de Muñecas volvió al ruedo con un disco todavía más imponente que su último trabajo. Las guitarras suenan como si hubiesen sido grabados en una estación espacial y nuevas texturas aparecen en el horizonte estético del grupo. No es poca cosa para una formación como Valle de Muñecas, que parece salirse de su zona de confort con total naturalidad y contradice esa idea que asocia trayectoria con conservadurismo. Por el contrario, en este nuevo trabajo Manza Esaín encuentra el equilibrio perfecto entre músico y productor y la banda nos regala el álbum más personal y arriesgado de su trayectoria.

Lado B Música

El pulso del bajo de Mariano Gringauz junto a los golpes saturados de Lulo Esain cementan una base familiar, dándole soltura a las guitarras de Manza y Fernando Blanco. Los Valle de Muñecas se conocen hace mucho, se sienten cómodos. Esa sensación aflora cuando el noise se mimetiza con elementos shoegaze, cuando una balada folk se vuelve post-punk. El final de las primaveras mantiene la vara altísima, incluso superando a su antecesor

Juan Martín Nacinovich, IndieHearts

“Canciones pegadizas, estribillos épicos y una lírica que por lo general apunta a la melancolía pero, de todos modos, invita a revolear la campera” 

Alejandro Lingenti, Inrockuptibles

Video